Entrega GRATUITA en tu pedido de hoy!
Mi cesta: 0,00 € 0
Tu pedido
Actualmente no hay productos en tu cesta de la compra porque no has seleccionado productos o porque el pago no se ha realizado correctamente.
Gastos de envío 0,00 €
Total: 0,00 €

EL ARTE DE SABOREAR

L'OR REVELA TODOS SUS SECRETOS.

Desde la preparación a la degustación, descubre los secretos de L’OR para un momento cafetero único

ALMACENAMIENTO:

Para preservar todo el aroma del café, tienes que almacenarlo en un recipiente estanco al aire y colocarlo en un lugar templado.

PREPARACIÓN DEL CAFÉ:

El principio es simple: el agua fluye a unos 92º y pasa lentamente por el café en el filtro. De esta forma, las moléculas de café se infusionan con el agua de la mezcla filtrada y fluye hasta el receptáculo, produciendo un café con un sabor aromático y ligeramente amargo. Esta técnica cafetera te permite preparar una gran cantidad de café de forma rápida y sencilla.

CONSEJOS:

Usar preferentemente azúcar blanco. El azúcar moreno, con su sabor acaramelado, cambia el gusto del café. Para un mejor desarrollo de los aromas, usar preferiblemente tazas de cerámica, porcelana o loza en lugar de tazas de vidrio o metal. Considera también precalentar las tazas.

CATA OLFATIVA EN UNA TAZA:

Cuando el café esté listo, remuévelo y viértelo en la taza. Los aromas más sutiles son los más volátiles. Para poder saborear el café por completo, puedes hacer una cata olfativa durante un máximo de 10 a 15 minutos después de su preparación. Para detectar los aromas de un café, hay que inhalar brevemente 2 o 3 veces por encima de la taza. Puedes repetir este proceso pero ten cuidado de no saturar el sentido olfativo.

¿SABÍAS QUE...?

El sentido del olfato es uno de los más importantes para convertirse en un experto cafetero. De hecho, el 80% de los aromas son detectados por la nariz. Casi 2000 componentes participan en la creación del aroma del café. Los expertos cafeteros han conseguido identificar unos 800 y siguen habiendo misterios sin resolver... Por ello, el olor del café nunca ha podido reproducirse.

CATA ORAL:

Antes de la cata, aporta uniformidad al café removiéndolo para que los aromas del café queden alineados. Un café demasiado caliente o amargo puede ocultar ciertos matices. Por lo tanto, deja que se enfríe un momento antes de saborearlo.

Para disfrutar de todos los aromas del café, evita comer comida picante. Algunos sabores como el anís, la menta o el licor también pueden ocultar su sabor.

Para evitar saturar el paladar, ingiere pequeños sorbos. Mueve el café dentro de la boca durante 5-10 segundos antes de tragarlo. De esta forma, todos los rincones de la lengua y el paladar podrán detectar la intensidad de los distintos aromas. No dudes en probar cada café varias veces: a medida que se enfría, descubrirás aromas que podrían estar inicialmente ocultos a causa del calor.

UNA MULTITUD DE AROMAS:

Al probar el café, podrás detectar notas familiares, como la acidez, la amargura o incluso la suavidad. Algunos cafés también revelan notas picantes o florales, así como notas de frutos rojos o frutos secos. Al saborear, un buen café suele ser aquel que tiene cuerpo, equilibrio, notas aterciopeladas y un sabor intenso, en lugar de tener sabor a quemado, o un sabor agresivo, amargo o arenoso.

Los expertos prueban el café sin azúcar ni leche, porque reducen la intensidad de algunos aromas como la amargura.

Location Selector

Tu pedido

Tienes artículos de una sesión anterior y los hemos añadido a tu cesta.

 

Aún tienes artículos de tu última visita en la cesta.

Ver cesta